Consejos Inferco

Inicio > Consejos > Pothos. ¿Sabes lo que te pide?

En casa | Jardín | Balcón y terraza | Huerto | Césped | Jardín Ecológico |

Pothos. ¿Sabes lo que te pide?

Si hace poco decíamos en nuestro blog que el Pothos es una de las plantas que purifican el aire y decoran la mayoría de los hogares españoles… ahora os vamos a contar cómo cuidarlo ya que mucha gente nos está preguntando cómo hacerlo.

 

 

 

El Pothos es una planta poco exigente, perfecta por sus cualidades purificantes y su verde natural de las hojas. Además, tiene diferentes formas de crecimiento: hacia arriba, como planta trepadora o bien hacia abajo, como planta colgante. Sorprendente, ¿verdad?

 

 

 

 

Cuidados del Pothos

 

AGUA

Las necesidades de riego de esta planta son mínimas. Aún siendo una planta de origen tropical, lo cierto es que vive en condiciones escasas. Debemos regarlo solamente cuando la tierra esté totalmente seca. Lo que supondrá hacerlo, como máximo, una vez por semana.

– Si abusamos del agua, el Pothos nos lo avisará; sus hojas se harán amarillentas o, incluso, se caerán.

 

LUZ

La luz, en cambio, es un factor importante. Necesita estar en un espacio muy luminoso. No hace falta que sea directa, pero que siempre tenga luz.

– Si no le da la luz, el Pothos también nos lo avisará, perderá las hojas inferiores.

 

SUSTRATO

Debe ser completo y tendremos que cambiarlo cada cierto tiempo.

Además, podemos usar un abono que ayude a un crecimiento en condiciones óptimas.

– Estos sustratos son perfectos para este tipo de plantas, ya que sus componentes son beneficiosos para el crecimiento de este tipo de plantas, además de ser productos con certificación ecológica, lo que implica más beneficios.

 

 

 

¡ATENCIÓN!

Conforme crece el Pothos, puede perder fuerza (y no porque lo estés cuidado mal). Ramas frágiles, pocas hojas en la base.. pero no pasa nada! Esta planta se reproduce fácilmente a través de esquejes. Solamente debes recortar de la punta de alguna de sus hojas, introducirlas en un jarrón con agua y esperar a que eche raíces. Después, ponlas en la maceta con tu Photos y.. ¡listo!

 

 

Y tú, ¿tienes uno en casa?
Si no es así… es el momento!